Publicidad

El Mercado I

Ya hemos visto los aspectos fundamentales del análisis técnico, sabemos en que se basan los sistemas de trading y su funcionamiento básico. Ahora nos centraremos en conocer el funcionamiento del mercado, este, puede convertirse en nuestro enemigo, o en nuestro aliado, si somos capaces comprender sus reglas y comportamiento.

El mercado, o la bolsa, como prefiráis llamarlo, no es más que la más suprema expresión del capitalismo mundial, es un flujo constante de capital al alcance de cualquier inversor. Todos podemos acceder en, “igualdad de condiciones”, a ese capital, el entrecomillado es porque, como muchos ya sabéis, siempre hay participes de mercado que parten en este negocio con mucha ventaja. Lo cierto, es que si uno tiene la preparación y las herramientas adecuadas, puede obtener del mercado financiación inmediata, lo malo, es que para ganar, alguien inevitablemente debe perder. Así son las reglas de este, a veces, perverso juego.

Lo primero es comprender cómo se ha comportado el mercado históricamente, de nuevo hay que recurrir al Dow Jones por ser el índice más longevo. Hay estudios que abarcan períodos del Dow de unos 90 años, durante este tiempo se observa que esta en tendencia (recordad el artículo “El análisis técnico II”) aproximadamente el 70% del tiempo, la tendencia principal es la alcista el 45% del tiempo y tiene tendencia bajista el 25% del período estudiado. Dentro de los períodos tendenciales se aprecian, a su vez, una serie de fases que nos indican la fortaleza o debilidad de la tendencia en curso.

Como nos indica el análisis del Dow, o de cualquier índice bursátil, los mercados por regla general fluctúan entre períodos de fuerte actividad, generalmente tendenciales, y otros de estabilidad. Este comportamiento produce flujos expansivos y recesivos en los precios que se pueden dividir en dos grandes períodos, el alcista y el bajista, que a su vez, se puede subdividir en tres fases. En un ciclo completo de mercado, por tanto, podríamos distinguir seis fases bien definidas.

Fase 1. Supongamos que acaba de terminar un ciclo bajista de mercado. Nunca es fácil determinar la finalización de un ciclo, ya sea bajista o alcista. En esta fase los precios de los activos, por regla general, han tocado fondo. A medida que trascurre el tiempo, las manos fuertes de mercado empiezan a liquidar sus posiciones cortas (o vendedoras). En esta fase las variables macroeconómicas empiezan a mejorar, los profesionales empiezan a comprar aprovechando los precios, generalmente más bajos de los normal, recordad como el pánico colectivo puede llevar las cotizaciones a precios disparatados. Las compras se van asentando y el resto de partícipes de mercado comienza a su vez comprar, y se genera la primera fase de un nuevo ciclo, la de recuperación.


Fase 2. Es la fase de acumulación, en esta fase los inversores y las manos fuertes de mercado empiezan a comprar de forma progresiva. Se empieza a generar una tendencia definida al alza, al principio con fases laterales. A medida que se van superando resistencias, los volúmenes de compra suben, se empiezan a formar los patrones gráficos de cambio de tendencia que la gran mayoría de los inversores conoce (el análisis técnico III), y el ambiente de mercado empieza a ser optimista a medio plazo.

Fase 3. Fase alcista de los precios. En este periodo, la demanda es muy fuerte, hay una clara tendencia alcista que todo el mundo conoce y quiere aprovechar, los inversores temen quedarse fuera de mercado y perderse las subidas. Se generan nuevos máximos en las cotizaciones, los recortes en los precios son rápidamente aprovechados por los inversores para tomar nuevas posiciones, el dinero fluye constante en una sola dirección. Al final de esta fase, el optimismo es desbordante, la entrada de nuevos partícipes al mercado es exponencial, muchos de ellos son noveles y están influenciados por los medios de comunicación que alaban la bonanza bursátil. Esta fase, como de costumbre, suele terminar con períodos de subidas irracionales, en los que se compra a cualquier precio, puesto que las subidas parecen no tener fin, o al menos eso cree la masa de inversores que se comporta de forma irracional, ignorando todas las señales de peligro.

Aquí vamos a finalizar este artículo. La filosofía del blog desaconseja escribir artículos extensos. En el siguiente artículo veremos la otra cara de la moneda, las fases bajistas del mercado.

Os dejo una cita de Charles Mcakay, que en 1841 publicó el libro Extraordinary Popular Delusions and the Madness of Crowds (Las extraordinarias desilusiones populares y la locura colectiva). En su libro, estudiaba las burbujas financieras de la época, que ya se generaban desde el siglo XVII con la crisis de los tulipanes en Holanda. La cita refleja perfectamente el comprotamiento de los inversores en las fases finales de los ciclos alcitas y bajistas, dice así: “Ya se ha dicho que los hombres piensan en manada, y también se sabe que pierden el juicio en manada, aunque sólo lo recuperan lentamente, y, en cambio, uno por uno”.

Publicidad

One response to “El Mercado I

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *