Publicidad

Los productos derivados.

Comenzamos una nueva sección en la que nos centraremos en explicar el funcionamiento de los mercados de productos derivados. Hay dos grandes grupos de derivados las opciones y los futuros, este tipo de contratos ha crecido de forma exponencial desde la década de los 80 en que apareció el primer futuro sobre un índice bursátil. Los productos derivados son tan sólo un producto financiero como puedan ser las acciones o los bonos, tienen sus reglas, que es imprescindible conocer, y no son, en absoluto, complejos o especialmente peligrosos. Realmente, si uno conoce las reglas operativas de los mercados de derivados, y el producto derivado con el que opera, comprobará que su operativa es de una gran flexibilidad y sencillez. Hay un gran desconocimiento por parte de muchos inversores de estos productos, que incluso tienen fama de ser peligrosos y terriblemente complejos, esto es totalmente incierto, son muy sencillos y tan peligrosos como cualquier otro activo financiero.

Esta mala fama es injustificada, y se debe a las malas experiencias de numerosos inversores, que por desconocimiento de su operativa son, literalmente barridos del mercado. Esta afirmación no es gratuita, el Chicago Board of Trade (CBOT) es el mayor mercado de derivados del mundo, aquí se negocian todo tipo de futuros desde futuros de cereales y materias primas, hasta divisas e índices bursátiles. Hay estudios que demuestran que de cada 100 partícipes del mercado de futuros CBOT, cerca de 90 abandonan la operativa al sufrir grandes pérdidas, 5 consiguen mantenerse con pérdidas o ganancias moderadas, y los 5 restantes obtienen grandes beneficios. Del grupo de perdedores, además existía un alto porcentaje de ruina en aproximadamente un 70% de los casos, con estas cifras es comprensible la mala prensa que estos productos tienen, podéis ver un artículo más extenso al respecto en esta dirección http://www.x-trader.net/cms/articulos/trading—general/un-95-de-perdedores.html .

Aunque ya hemos comentado que hay dos grandes grupos de derivados, opciones y futuros, aquí sólo nos centraremos en conocer el funcionamiento de los mercados de futuros. Los contratos de futuros se basan en unidades estandarizadas de activos financieros.Un contrato de futuro es un compromiso de compra o venta de activo a una fecha de entrega aplazada. El activo puede ser cualquier cosa susceptible de negociación, desde materias primas, hasta activos que no tienen existencia física como los índices bursátiles. A veces se emiten futuros realmente disparatados sobre las probabilidades de que se produzca un determinado suceso, en el año 2003 se negociaban futuros que especulaban con la probabilidad de que Sadam Husein ganara la guerra de Irak. Actualmente creo que existen futuros que especulan con un eventual ataque de Estados Unidos a Irán, este tipo de productos son más apropiados para casas de apuestas por Internet, pero ahí están. Anécdotas aparte, los contratos de futuros están basados, por regla general, en los mercados de commodities o materias primas, y en los de activos financieros. Los contratos de futuros más importantes y negociados, son los índices bursátiles, estos futuros se basan en un activo creado artificialmente para este fin, incluso un mismo índice puede tener más de un contrato basado en su tamaño, más adelante explicaremos esto y lo entenderéis perfectamente

Los primeros contratos de este tipo datan del siglo XVII en Holanda, donde se vivía una burbuja especulativa con la compra venta de bulbos de tulipán, la demanda era tan grande que el gobierno holandés creó contratos de compraventa con fecha de entrega futura. Se creó una especie de mercado de futuros sobre el tulipán en donde los especuladores empezaron a formalizar contratos de grandes reservas de bulbos para anticiparse a las subidas de precios futuras. Los modernos mercados de futuros nacen en Estados Unidos, los primeros contratos de futuros eran sobre divisas y comenzaron a funcionar en 1972 en Chicago, en 1976 comenzaban a cotizar futuros sobre pagarés y bonos del tesoro americano, y en 1982 cotizó el primer contrato de futuro sobre un índice en la Kansas City Board of Trade.

En el próximo capítulo estudiaremos los contratos sobre índices bursátiles con más detalle.

Publicidad

4 responses to “Los productos derivados.

  1. Es el colmo de la usura humana, y llamar producto a todo un sistema de enriquecimiento intangible,es el comienzo del suicidio en defensa propia de toda la humanidad, como si todas las riquezas del mundo pertenecieran a los especuladores de futuros y perteneciéramos a los banqueros usureros y tratantes. Cuidado pues con tanta irresponsabilidad y empecemos a dejar de exprimir a las personas y dediquemos todos los esfuerzos a mejorar el planeta incluidos los deres humanos. Quien siebra vientos recoge tempestades, os acordais de los futuros?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *